La regla de oro para ordenar tus finanzas

¿Te has preguntado qué porcentaje de tus ingresos debes destinar a cada gasto? Es muy común que no sepamos cuánta plata hay que asignarle al ahorro, a los gastos básicos e incluso a los gustos que a veces nos damos.

En Üin creemos que el primer paso para responder estos cuestionamientos es ser capaz de identificar los gastos fijos. Llamamos gastos fijos a esos pagos que son obligatorios, y los servicios o productos que conseguimos con ellos son indispensables mes a mes para nuestra vida. Además, ayuda mucho que tengas registrados los gastos de los que puedes prescindir. 

Con esa información a la mano es mucho más fácil distribuir tus ingresos para crear y guiarte por un buen presupuesto. 

Pero para simplificar la distribución de dinero se han inventado reglas, normas y guías. Una de ellas de la regla de oro: 50/30/20, creado por la senadora estadounidense, Elizabeth Warren, en su libro “All Your Worth: The Ultimate Lifetime Money Plan” o algo así como “Todo lo que vale: El plan financiero definitivo para la vida”.

Y ese plan es:

50% de tus ingresos para gastos fijos.

30% para gastos prescindibles

20% para ahorro

Pero antes de asignar un monto a cada uno de estos porcentajes, definamos qué se considera, qué tipo de gasto. 

¿En qué estoy gastando mi plata?

Gastos fijos: 

Cuando hablamos de gastos fijos, nos referimos a aquellos que son necesarios para sobrevivir, y no puedes dejar de cubrir. Tal vez estamos exagerando, pero algunos de estos ítems son claves para llegar vivos a fin de mes.

Aquí consideramos las estrellas de la supervivencia: La alimentación; los pagos de gastos básicos (agua, luz, gas) y el arriendo, dividendo o hipoteca.

Esos son claves para poder vivir tranquilos y saludables.

Pero, como gasto fijo, también se consideran las deudas adquiridas con anterioridad, es decir, crédito. Los pagos de arancel escolar o universitarios, o cualquier tipo de actividad educativa, y los gastos médicos. 

También se puede incluir el calzado y vestuario, si es que es indispensable renovarlo. 

Gastos prescindibles:

Como dice su nombre, son aquellos gastos a los que podemos renunciar en caso de requerir, porque no significan una necesidad o una obligación. Por eso es que son variables, porque no todos los meses serán iguales.

Aquí entran los gastos hormiga, los gustitos, como salidas con amigos, a comer, al cine o incluso las vacaciones. También la ropa que compras solo porque te gustó cómo se veía en el maniquí-

Ahorro:

Se recomienda ahorrar como mínimo un 20% de tus ingresos para lograr construir un colchón de ahorros sólido que permita enfrentar emergencias. Pero, recuerda, esto es solo una sugerencia. Lo importante es reservar un poco de plata mes a mes, da lo mismo el monto. 

En Üin puedes ahorrar e invertir, para que tu plata rente y genere intereses que te beneficien. 

La regla del 50/30/20 es un excelente primer paso para ordenar tus finanzas personales y crear presupuestos realistas a los que realmente te puedas ajustar. Cumpliendo con tus obligaciones financieras, dándote gustos que te hagan feliz y ahorrando un porcentaje para enfrentar emergencias o alcanzar metas a corto, mediano y largo plazo.

Comparte este contenido con tu comunidad

Facebook
Twitter
LinkedIn

Ahorra e invierte con propósito

Contáctanos

Sigma® Todos los derechos reservados 2023

Power by Dafi

Infórmese de las características esenciales de la inversión en este fondo de inversión, las que se encuentran contenidas en su reglamento interno, contrato de suscripción de cuotas, contrato de promesa de suscripción y facsímil de título.

Para informarse de la situación financiera del fondo, revise sus estados financieros.